Ahora es el momento de luchar contra la soledad

Destacado

Ahora es el momento de luchar contra la Soledad

https://www.edwardhopper.net/hotel-room.jsp Hotel Room d’Edwar Hopper

Antes de esta maldita pandemia de la COVID19 había otra que golpeaba a las sociedades modernas: la soledad,  otra pandemia que se empezó a estudiar en  los años 50. Recientemente empezaron a parecer actuaciones en varios países y ciudades para la lucha contra la soledad, como el Reino Unido fue el primer país en crear un Ministerio de la soledad, convirtiéndolo en una cuestión de Estado. Por ejemplo ha creado un fondo de 750M£ para vulnerabilitat; 5M£ para proyectos de entidades para la lucha contra la soledad, la creación de una red Talckiling Loneliness Network para empresas y entidades de lucha contra la soledad, así como una campaña contra los estereotipos y la estigmatización de la soledad. Por otro lado a nivel local algunas ciudades ya estaban trabajando en estrategias contra el aislamiento social o soledad no deseada (Madrid, Santa Cruz de Tenerife, Terrassa, o Devon y Leicestershire en Reino Unido, Aunque sí que es cierto que mayoritariamente las actuaciones están centradas solo en personas mayores.

Es importante remarcar que, normalmente, cuando se habla de soledad se piensa en personas mayores y habitualmente mujeres, que viven una situación de soledad (el hecho efectivo de vivir solo). Los datos a los que tenemos acceso nos dicen que aunque vivir solo es una razón objetiva para sentirse solo, no es ni es la única ni es la más importante. Vayamos por partes: por soledad se entiende el desajuste entre la cantidad y la calidad de las relaciones sociales que tenemos y las que quisiéramos, y está ligada a momentos de transición vital. Se considera que se sienten solas las personas que se sienten abandonadas; o echan de menos la compañía de los demás; o no tienen suficientes personas a las que pueden recurrir en caso de necesidad o en quien pueden confiar plenamente.

Siguiendo esta definición observamos que la soledad afecta a todo el ciclo de la vida, que los sectores donde sus efectos son más perjudiciales son las etapas de la adolescencia y la juventud; y que los hombres la sufren mucho más que la mujeres (en ellas un factor que rompe este sentimiento que es el de la sororidad[i]). También existe el estereotipo de que hay etnias, culturas y religiones que acompañan a todos sus miembros de la comunidad, pero lo cierto es que el sentimiento de soledad se da en cualquier colectivo y sea cual sea su origen.

La llegada de la COVID19 traerá un aumento exponencial del crecimiento del sentimiento de soledad, a nivel de todos los sectores de la población (niños, adolescentes, jóvenes, personas mayores) así como colectivos específicos como personas que han perdido familiares y amigos en la crisis sanitaria; personas con discapacidad; personas que han pasado a un estatus de vulnerabilidad económica debido a la situación laboral postcovid19.

Este aumento del sentimiento de soledad comportará, si no sabemos dar respuesta en su estadio inicial, consecuencias en los servicios sociales y de salud que pueden aumentar a niveles insospechados. Muchos estudios demuestran que la intervención proactiva, en clave de promoción y prevención, es mucho más efectiva y enormemente más económica que las respuestas reactivas, en todos los sistemas de tratamiento social y sanitarios (farmacológicos, salud mental, atención primaria y hospitalaria). Por otro lado, la escala administrativa donde se han mostrado más eficientes y eficaces las intervenciones de promoción y prevención ha sido en la administración local.

Las ciudades y pueblos deberán contar con el apoyo presupuestario de las administraciones centrales y autonómicas y a la vez deberán de ser capaces también de activar propuestas transversales con todos los agentes y áreas municipales, sobre todo en las ciudades grandes, así como saber sumar todo el tejido social del territorio para dar respuestas en la lucha contra la soledad.

El Ayuntamiento de Barcelona ha sido pionero muchas ocasiones en propuestas proactivas e innovadoras y en esta ocasión, gobernado por unas fuerzas de progreso, no se entendería que no fuera capaz de dar respuesta a estas nuevas situaciones de  soledad. Antes de la crisis de la COVID19 el Consistorio ya había comenzado a trabajar en una Estrategia Municipal de Lucha Contra La Soledad, fruto de este trabajo se han podido llevar a término numerosas actuaciones en este periodo de emergencia sanitaria, entre ellos incrementar el programa VinclesBCN[ii] creando un canal de soporte sanitario, uno de soporte psicológico y otro de seguridad para 2400 usuarios del programa; el refuerzo de los equipos de acompañamiento y soporte para adolescentes y sus familias a partir del programa del Centro de familias con adolescentes[iii] y los Equipos aquí te escuchamos[iv] con más 102 seguimientos individuales telemáticos y 108 acciones de dinamización; o los Asistentes personales para personas con discapacidad[v] manteniendo el seguimiento cotidiano a 51 personas y muchas más actuaciones de lucha contra la soledad.

Ahora esta estrategia de ciudad es prioritaria y necesitará adaptarse a la nueva situación. No hacerlo o hacerlo de forma timorata y no como una prioridad central de respuesta a la situación POSTCOVID19 sería un gran error.


[i] Sororidad: Vínculo estrecho entre mujeres basado en compartir experiencias, intereses, preocupaciones, etc. Definido por la RAE como una “Agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo”.

[ii] https://ajuntament.barcelona.cat/vinclesbcn/es/vincles-bcn

[iii] https://ajuntament.barcelona.cat/familia/es/que-es-centro-para-familias-con-adolescentes

[iv] https://ajuntament.barcelona.cat/joves/es/canal/aqui-tescoltem

[v] https://ajuntament.barcelona.cat/accessible/es/guia-recursos/servicio-municipal-asistencia-personal

Barcelona, una ciutat que ha vençut nombroses epidèmies (II part de II)

Destacado

L'àvia de Carolina lliurant un ram de flors a Alexander Fleming en la seva visita a Barcelona el 26 de maig de a 1948.
L’avia de “Flors Carolina” entregant un pom de flors al Nobel Dr. Fleming en la seva visita a Les Rambles (1948)

A la primera part de l’article vàrem veure que al llarg dels anys de la pesta i els seus “retorns” les crisis es van anar superant, tot i que amb moltes pèrdues humanes i materials. Però això només fou possible amb una fórmula: la unitat de la ciutadania i el suport de la municipalitat del moment (Consell de Cent, consellers …) .

En un altre període, després de la fam provocada per la plaga de llagostes de 1684 a 1688, també hi va haver conseqüències: una fou la revolta de les barretines el 1688; i d’altra banda, el dia 25 de setembre de 1687 el Consell de Cent va decidir designar Patrona de la ciutat a la Verge de la Mercè, en detriment de les santes Eulàlia i Madrona.

Dos segles més tard, el 17 de juliol de 1821, el vaixell ‘El Gran Turco’, procedent de les Antilles i amb escala a Màlaga,  va arribar al port de Barcelona amb seva la tripulació malalta, i va introduir la pesta de la Febre Groga a la ciutat comtal, que va comportar la mort de 18.000 a 20.000 persones d’una població de només 100.000 habitants (o sigui el 20% de la població total). L’Alcalde i els Consellers de la ciutat varen decidir quedar-se a Barcelona i no marxar a les muntanyes per fugir de la pesta. Molts d’ells, i també molts metges de la ciutat van morir, com ens recorda el templet i la creu central, construïts l’any 1832 EN EL cementiri de Poble Nou, necròpoli on van anar a parar altres 6.000 víctimes de la malaltia.

L’any 1914 va arribar el  Tifus, que va començaral barri deSant Andreu i es va estendre per tota la ciutat i va tenir diferents brots en anys successius. Però el d’aquella tardor es va convertir en una gran epidèmia amb la infecció de 25.000 persones i la mort de  2.500. Gràcies a una campanya de denúncies iniciada a la revista ‘El Socialista’, les autoritats van analitzar les aigües que abastien la ciutat i descobriren que estaven infectades pel bacil del Tifus. Tot plegat va provocar una revolta ciutadana que es va reprimir fins i tot a trets. Davant aquests fets, l’Ajuntament va retirar la concessió a una de les dues empreses que servien aigua a la ciutat, en aquest cas va ser Aguas de Montcada, quedant-se el monopoli l’empresa de capital Belga anomenada Societat General d’Aigües de Barcelona.  

Aquell 1914, l’Ajuntament de Barcelona va crear l’Hospital d’Infecciosos per donar resposta a l’epidèmia de tifus, i per evitar-ne de noves. L’any 1939, l’hospital va ser reconstruït ja havia estat bombardejat durant la guerra civil, i amb aquesta reconstrucció i ampliació es va rebatejar amb el nom amb què el coneixem avui: Hospital de Nostra Senyora del Mar.

L’estiu de 1941 Barcelona va tornar a sofrir un nou capítol de l’anomenat, Tifus exantemàtic, que va afectar a 2.425 persones, amb una mortalitat del 15% de la població barcelonina. La primera víctima mortal va ser a l’Hospital del Mar i l’Ajuntament va decidir ampliar-lo de nou, tot creant un pavelló d’investigacions mèdiques l’any 1948, que fou inaugurat pel Nobel de medicina Sir Alexandre Fleming, descobridor de la penicil·lina.

Encara al segle XX, la darrera epidèmia que va arribar a la nostra ciutat fou al juliol de 1971 aquesta vegada el Còlera. Però només va durar tres mesos i va comportar 300 infeccions i 3 morts. Aquest cop, l’Ajuntament va crear una unitat específica de tractament i diagnòstic a l’Hospital del Mar, amb tres pavellons nous.

Com hem pogut veure en aquest resum, davant de qualsevol epidèmia, la ciutat sempre ha donat resposta entre tota la ciutadania,  i amb el suport de l’Ajuntament de Barcelona al capdavant.

I amb aquesta pandèmia de COVID19 del segle XXI ho tornarem a fer, perquè és dins l’ADN de la ciutat, i de les barcelonines i barcelonins.

Aquest article ha estat publicat a @Cortum https://www.clubcortum.org/barcelona-una-ciutat-que-ha-vencut-nombroses-epidemies-ii-part-de-ii/

LA VANGUARDIA dies després d’aquesta entrada amplia la informació que en ella es contempla 👉 https://www.lavanguardia.com/vida/20200409/48394049595/los-heroes-del-mosquito.html